Cursor

Por favor no copies el contenido de este blog, todos los escritos están hechos por mí, excepto en los que se menciona su autor.
-Se original-

viernes, 28 de octubre de 2011

Insane Obsession II


-Es que no lo entiendes.- dije sin reparos, buscando su atención en medio de aquel bosque.-Nunca tendrás mi corazón, no importa cuánto lo intentes, no importa cuánto me desgarres-.

-Eres tú la que no entiende.-dijo él, perturbando el viento con sus palabras que resonaban en cada rincón, ahuyentando a cualquier ser.-Yo solo quería amarte, que fueras solo mía, pero esos hombres te impedían estar conmigo, y solo hay una forma en que tu y yo terminemos juntos-. Sentenció él dejando entrever sus intenciones y dejando escapar la locura que acariciaba sus ojos.

-¡No!, ¿Es que no lo ves?-dije casi en un sollozo.- La locura ha invadido tu mente, te encierra y no te permite captar la realidad, la realidad es que tu no me amas, es una absurda obsesión la que te impulsa a creer que así es, y esta no es la forma en que tu y yo podamos terminar juntos, entiéndelo, no es la forma-.me apresure a decir en cuanto vi que un revolver colgaba tímidamente de su mano, dejando caer lagrimas sobre mi rostro que se perdían en la comisura de mis labios, dejando un sabor salado en ellos, el último sabor que podría probar.

El la observo un momento, frágil y sollozante, pero sus palabras no surtían efecto en él, ya no. Tomó el revólver con sus dos manos y lo miro cuidadosamente como si se tratase de un objeto valioso, su mirada se agudizo un poco y acaricio el frio metal tratando de incorporar un poco de calor a ese objeto.

-Se que tienes miedo, pero después no dolerá, entonces estaremos juntos y ya no habrá nada que pueda impedirlo.-pronuncio sin dejar de mirar a aquel revolver que sostenía. De pronto apunto ágilmente a aquella joven que pretendía vivir un poco más.-Después de esto ya no dolerá-. Prometió, ella solo cerró los ojos y dejo de pensar.

Entonces un estruendo invadió el poco silencio que reinaba en aquel lugar. Solo se podía ver una bala recorrer el viento velozmente, destrozando una vida humana. Ella había caído, yacía sin vida sobre la tierra en la que se había mezclado su sangre y una lagrima más cayo de sus ojos vacios que miraban serenamente el firmamento, como si su alma se hubiera transportado a la estrellas.

Otro sonido escalofriante recorrió la bruma. Ahora el silencio volvía a penetrar en cada rincón, apagando los sonidos, apagando aquel momento en que ella nunca le perteneció.


By Pandora
  

lunes, 24 de octubre de 2011

Insane Obsession I


Me adentre en páramos desconocidos. Camine entre la fría niebla que acariciaba mi cuerpo como si fuera un paralizante susurro. El denso aire envolvía mi débil espíritu y la sangre que caía de mis heridas manaba lentamente desde mi ser, tratando de cicatrizar. Intentaba correr entre la maleza, pero me impedía moverme con cada paso que daba, intentaba huir de la muerte y con cada respiración acelerada miraba hacia atrás intentando captar sus ojos, aquellos ojos que buscaban apagar los míos.  Huía lo más rápido que mis pasos me permitían, pero me desmoronaba poco a poco, mi esencia se evanescía con el céfiro de la noche, atrapando pequeñas partes de mí, debilitando aquel cuerpo humano. Dejaba rastros tras de mí, pequeñas gotas de sangre se mezclaban con la tierra y surcaban un camino hacia mí. De pronto escuché su voz, como si susurrara junto a mi oído palabras que envenenaban la bruma que acaecía rápidamente sobre mí.

Había llegado al final, no había escapatoria, me pregunte si este sería el golpe que culminaría con mi vida.  Sólo me detuve, ya no quería huir y deje que me mirara de frente, que observara cada uno de aquellos rasgos que él había deformado con sus manos, aquellas manos que algún día juraron amarme y que solían recorrer mi cuerpo con una caricia. Ahora solo las lágrimas recorrían mi cuerpo, eran las únicas que trataban de sanar mis heridas, aquellas heridas que habían corrompido mi alma, desgarrándola lentamente y que poco a poco se hicieron visibles sobre mi piel.


By Pandora

miércoles, 19 de octubre de 2011

Bailó hasta que sus pies sangraron


Respiraba profusamente, el cansancio se apoderaba de ella en cada instante. Cerraba los ojos por momentos e intentaba normalizar su respiración y el latir acelerado de su corazón. Volvía de golpe, la realidad estaba de nuevo frente así. Solo veía su reflejo por toda la habitación. Era como si sus múltiples reflejos se burlaran de ella en silencio, lo podía ver en sus miradas, acusadoras, nunca satisfechas. Entonces volvía a sonar la música, invadía su ser y su cuerpo intentaba moverse al compás de cada nota, olvidándose de ellas. Movimientos perfectos y delicados, suaves y gráciles. En su mente no cabía pensamiento alguno más que el ballet.

Intentaba crear belleza, la sutileza de sus manos recreaban escenas conmovedoras y sus ojos parecían apreciar las imágenes visibles al ojo de un artista. Reflejaba en ellos la emoción de sentir con cada movimiento, parecía inalcanzable aquel etéreo cisne humano.

Entonces cayo, no se levanto inmediatamente, se quedo ahí como si hubiera improvisado una escena trágica en el acto. Cubrió su rostro con ambas manos, trataba de esconder el dolor ante aquellos reflejos burlones que aun la contemplaban por cada rincón, pero no derramo ninguna lágrima, ella no podía derrumbarse, no aun. Respiro profundamente y abrió lentamente sus ojos, como si viera el mundo por primera vez, pero este no había cambiado, se levanto  tratando de esquivar las miradas inquisitorias y volvió unirse a aquella sinfonía.

Sus pensamientos se filtraban a través de sus movimientos -Perfección y sensibilidad-, se repetía a sí misma, así tenía que ser ella, perfecta en cada movimiento, cada paso y transmitir en cada uno de ellos lo que el ballet era, un arte escénico, no importaba lo que sus pies sangrasen, ella debía seguir bailando y tener una expresión sutil en su rostro como si el dolor fuera desconocido para su espíritu.

-Aun puedo verlo, ¿lo ves tú?-escucho de pronto en el espacio espectral.-Sigues siendo igual de mediocre que siempre, tus movimientos aun son rígidos, no siento nada al verte, es mejor que pares, no importa cuánta sangre derrames, nunca serás perfecta-. Volvió a retumbar aquella voz escalofriante y desafiante. Dejo de bailar, buscando la fuente de su tortura y la vio frente a sí. Reía sin compasión, mostrando sus dientes perfectos mirándola con desprecio. Ella solo siguió contemplándola mientras trataba de derrumbar ínfimas partes de si, quizás tenía razón, debía detenerse, nunca lo iba a lograr. Sus palabras eran como filos que rozaban su cuerpo incesantemente acariciando su alma.

-Sabes que tengo razón, no importa cuánto te esfuerces, nunca serás suficiente-sentencio con un tono suave, dejando entrever una mirada llena de dulzura que la invitaba a hundirse consigo, extendió su mano para que ella la tomara y ella la tomo sin pensarlo. Al final su propio reflejo y sus pensamientos la destruyeron.




Sometimes it's your own reflection who destroys you.
By Pandora

viernes, 14 de octubre de 2011

Espíritu Indomable


Con el tiempo su corazón se fue desgastando de tanto amor que emanaba. Sus ojos ya no mostraban energía para mostrarte un pedazo de su alma y aquella sonrisa que solía surcar su rostro se había desvanecido con el paso de los años. Sus labios se mostraban pasivos y de ellos fluían palabras que evocaban historias de tiempos inmemoriales en que ella solía soñar, te adentraba en ellas y cuando terminaba te transmitía nostalgia por el pasado y el surrealismo. Cuando tocabas su mano la sentías fría y débil al tacto, parecía que la piel se había adherido con todas sus fuerzas a esos huesos que pretendían sujetarla y formaban pliegues en cada parte de su cuerpo. Ella aun se levantaba por las mañanas y salía a contemplar el alba como si fuera el último, parecía que podía hablar con el viento, susurraba con ese tono suave y ameno que te atrapaba, y transportaba sus oraciones al cielo, las nubes las acogían y el sol brillaba por ella.

Parecía que ya no tenía nada que dar, después de tantos años ella lo había dado casi todo, pero reservo pequeños destellos de luz para mí, en ellos guardo ilusiones, caricias, abrazos, besos y un poco de sus sueños, ella no pretendía que viviera de ellos, ella buscaba guiarme para que yo creara mi propio camino. Así fue como me convertí en yo, de la mano de aquella mujer que aun cuando envejecía cada día parecía que su espíritu se tornaba en una fuerza indomable, en un espíritu libre, aun cuando parecía el ser más frágil de la tierra, fue quien me aventuro al mundo.

Recuerdo aquella vez en que me dijo “Querida, cuando veas a las estrellas deja que estas te guíen, pero nunca deposites tus sueños en ellas, mejor hazlos realidad, no dejes que se queden atrapados ahí porque los puedes olvidar”, nunca logre entender aquello por completo hasta el día en que pensando en ella mire a las estrellas, recordé algunos sueños que había dejado atrás y entonces me di cuenta, había dejado de actuar. Ahora recuerdo a esa mujer que me ayudo a convertirme en yo, que aun cuando parecía que el tiempo la había desgastado ella siempre seguiría ahí para mí, junto a las estrellas que ella me enseño a ver.

By Pandora



P.D. Hoy mi hermana cargo la antorcha panamericana y se fue a la inaguración de los Juegos Panamericanos por parte de la prensa, estoy tan orgullosa de ella, espero que todo le vaya bien :)

viernes, 7 de octubre de 2011

Adrenalina

-“¿Has tenido esa sensación?-se interrumpe por un momento, atraída por el movimiento del mar que escondía el lento atardecer tras las olas.
-Esa sensación que invade cada una de tus terminaciones nerviosas cuando el cuerpo se encuentra en un estado de stress emocional en que cada impulso nervioso recorre tu sistema. Acelera tu corazón, bombeando cada gota de sangre a cada uno de tus tejidos. Eleva cada una de tus pulsaciones como si los vasos sanguíneos fueran a explotar dentro de ti. Los pensamientos se agolpan en tu mente, tu cabeza zumba incesantemente, te sientes más lucido que nunca. Cada uno de tus sentidos se agudiza, invadiendo tu mundo interior. Si…aquella sustancia química que te lleva al precipicio, crees poder volar y sin pensarlo das un paso a aquello que creías imposible, sin embargo, en ese efímero momento todo se torna en una serie de posibilidades. ¿Sabes a lo que me refiero?”-pregunta finalmente, sin dejar de mirar como la noche se abría paso entre los débiles rayos del sol que aun iluminaban el cielo.

-Cada latido retumba dentro de ti, como si llamara a ese espíritu que se aferra a ese cuerpo humano-contesta él sin siquiera pensarlo, sabia de lo que hablaba mientras miraba de reojo su rostro reflexivo.

-Si-.sonríe ella y lo mira instintivamente a los ojos.-Adrenalina-.responde, levantándose con un salto enérgico de la suave arena, quería hacer algo más que simplemente observar la inmensidad del mar que la invitaba a sumergirse en el.


-By Pandora-

domingo, 2 de octubre de 2011

Sus ojos son el Infinito


Mis párpados se precipitaron lentamente sobre mis ojos, oscureciendo mi visión y adentrándome en el enigmático mundo de los sueños. Deje que mi cuerpo se hundiera en la cama y que mi respiración se desacelerara con cada segundo, olvidando cada pensamiento racional y el pragmatismo de la realidad. De pronto había caído en la inconsciencia, lo supe en el momento en que vi sus ojos. Ella me miraba a lo lejos, con ese vestido de seda que ondeaba por su silueta con una seductora sonrisa en el rostro invitándome a entrar un poco más. Me acerque lentamente, indeciso, mirando a mí alrededor. Ella seguía igual a como la había conocido, sus cabellos oscuros aun jugueteaban con la suave brisa, sus ojos aun destellaban rayos de luna, junto a ese océano que ahogaba su mirada con esperanzas. Sus labios susurraban palabras que me eran irreconocibles, pero la dulzura fluía a través de ellas con esa esencia que ella solía emanar en vida. Quise tomar su mano pero su cuerpo ya no era tangible, solo su alma persistía escondida en algún rincón del universo. Ella se había convertido en luz, como aquellas estrellas que suelen iluminar las noches en vela, aquellas noches que se volvieron vacías cuando ella partió. Sin embargo una de ellas brillaba solo para mí, como la noche más brillante. Una vez más miré sus ojos, me perdí en ellos, en esos ojos que guardaban todos mis sueños durante el cielo nocturno, destilando pequeñas gotas de amor que caían sobre mí, mojando mi alma para que nunca olvidara. Me despedí de ella, bese su corazón y regrese todas las noches para encontrarme con su alma y esos ojos que eran el infinito para mí.




By Pandora



P.D. ¡Hola otra vez!, ya termino mi servicio en Quimioterapia y estoy ahogada en tarea, la frustración y el estrés se empieza a adueñar de mi, pero espero que la carga se rebaje un poco esta semana, ¡Feliz Domingo a TODOS! :)

What time is it?


Get your own Digital Clock