Cursor

Por favor no copies el contenido de este blog, todos los escritos están hechos por mí, excepto en los que se menciona su autor.
-Se original-

miércoles, 9 de enero de 2013

Inusitada tormenta


Estaba leyendo en la comodidad de aquel sofá a la luz de una lámpara y una taza de chocolate humeante, aquellas palabras, aquel texto había atrapado todos mis sentidos que no me había dado cuenta del repiqueteo de la luz artificial, de pronto escuché el sonido casi imperceptible del viento, como un susurro escalofriante que azotaba fuertemente las ventanas, haciendo todo el lugar retumbar, y entonces una estruendosa lluvia precedió a este. El silencio había sido perturbado así como la tranquilidad que reinaba hasta ese momento, pero no me deje intimidar y tome un sorbo de aquel cálido chocolate tratando de calmar mi alma inmortal.
Escuchaba el fragor en el cielo, como lamentos, lastimeros y profundos pero la lluvia no cesaba, esta tomaba cada vez más fuerza hasta ahogar mis propios pensamientos en el constante retumbar de las gotas contra el techo. Parecía que en cualquier momento estas se filtrarían en mi hogar pero eso no sucedía, trate de serenarme y seguir leyendo pero entonces las pocas luces que iluminaban mi hogar se pagaron de repente hasta quedar en una oscuridad inescrutable y audible.
No me moví, me quede ahí recostada, solo cerré aquel libro tratando de recordar la última página que había leído antes de la inusitada tormenta. Ahora las únicas luces que podía contemplar eran las mismas que el cielo creaba con cada ruido que atormentaban mis oídos. Aquel sonido lograba que mi corazón latiera más rápido de lo normal, trastornaba mis sentidos y afloraba miedos escondidos.
No lograba ver nada, pero miraba a todos lados como si lo hiciera, mi respiración era un poco agitada, trate de serenarme un poco más y pensar con claridad. Trate de distraerme un poco, así que aun contra mis deseos, cerré mis ojos por un instante y respire profundamente, escuchando cada sonido que me rodeaba, podía escuchar el motor de los coches a lo lejos acercándose rápidamente por la calle, el sonar de las llantas con la lluvia hasta desaparecer en una esquina, el constante repiqueteo de los gotas contra las hojas de los árboles en los jardines, y también las pisadas de almas andantes apresurándose para refugiarse en la seguridad de un hogar, y entonces me di cuenta de que mi respiración volvía a ser normal y mis latidos eran rítmicos como el aleteo de un ave. No estaba sola.
Abrí mis ojos nuevamente, esta vez el miedo a nada se había disipado tan rápido como había aparecido, relaje mi cuerpo y recosté mi cabeza sobre el brazo del sofá, suspiré y bostecé largamente, ahora me hallaba en un estado de somnolencia que parecía durar una eternidad pero este fue interrumpido por la repentina luz artificial que iluminaba aquel rincón en el que me hallaba. Me senté en aquellos suaves cojines de terciopelo y coloque el libro sobre la mesa, ahora recordaba perfectamente aquel último fragmento, aquella página, pero no retome la lectura para mi solaz, me quede contemplándolo por un  momento y recordé el dulce olor del chocolate caliente. Tome la taza entre mis manos, dejando que su calor invadiera mi cuerpo y lo sorbí lentamente hasta dejar pequeños trozos de lo que fuera una barra de chocolate. Deposité aquella taza ahora vacía junto a mi libro, trate de acomodarme nuevamente en el sofá y entonces apague la luz, sumiéndome en una completa oscuridad y en un mundo de sueños. Ya no tenía miedo.


By Pandora


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deposita tus pensamientos en la caja de Pandora, pero ten cuidado de no abrirla demasiado, podrías desatar un mal :)

What time is it?


Get your own Digital Clock